Delegación Cubana, UIC Trabajan Para Mejorar la Salud de Mujeres en Englewood

Cuban Ministry of Health

Médicos de Cuba están trabajando en Chicago para mejorar la salud materna y los resultados de nacimiento en el Centro de Salud Mile Square, en Englewood.

Cuatro médicos de Cuba están trabajando en Chicago para mejorar la salud materna y los resultados de nacimiento en Englewood.

A través de una asociación con la Universidad de Illinois en Chicago, los médicos han estado observando la asistencia médica en el Centro de Salud Mile Square, la red de clínicas de salud federalmente calificados de UI Health.  Ellos también se han reunido con líderes de la comunidad, incluyendo funcionarios elegidos, grupos sin fines de lucro y otros, para desarrollar una imagen de cómo se entrega atención de salud en comunidades de bajos recursos, y cómo su experiencia puede ayudar a llenar huecos en la atención médica.

“El sistema de salud Cubano dispensa  la salud preventiva muy, muy bien, y lo hacen sin mucho dinero”,  dijo el Dr. Robert Winn, vicerrector asociado de práctica comunitaria en la UIC y director del centro de cáncer en la Universidad de Illinois.

In English

Per cápita, Cuba gastó unos $600 en salud en 2010. En los Estados Unidos, esta cifra está por encima de $8.000 en el mismo año, pero la esperanza de vida en los dos países era la misma, a los 79 años.

Durante el año pasado, investigadores del centro de cáncer y médicos de Cuba han viajado entre los dos países para observar prácticas e intercambiar ideas. Durante el intercambio, el equipo identificó una diferencia clave entre los dos países: los médicos en los Estados Unidos no saben mucho sobre la vida en el hogar y medio ambiente de sus pacientes. En Cuba, los médicos tienen más conocimiento sobre cómo el hogar y el barrio afecta la salud de sus pacientes.

“En Cuba, visitamos a cada hogar y hacemos preguntas relacionadas con la salud de cada individuo en el hogar”,  dijo Dr. Jose Armando Arronte Villamarin, uno de los médicos de Cuba que ha estado en Chicago desde agosto. “La evaluación que utilizamos nos da una visión global de la salud en general y de riesgo a la salud en diferentes comunidades, y nos ayuda a enfocar las preocupaciones de salud pública a nivel de la comunidad”.

La herramienta de la evaluación de salud es la piedra angular de la salud preventiva en las comunidades Cubanas.

En Cuba, la evaluación incluye preguntas acerca de la salud– peso, ejercicio y síntomas médicos, por ejemplo–pero también un análisis del medio ambiente. Los médicos en Cuba quieren saber si las comunidades tienen acceso a agua potable y comida y transporte, por ejemplo. Mientras en los hogares, los médicos y enfermeras, con la ayuda de estudiantes de medicina, pueden evaluar rápidamente otros factores que impactan la salud–como  los alérgenos y el polvo que puede provocar condiciones respiratorios en niños, tales como asma o SMSL, o afectar el riesgo de accidentes.

Los médicos asignan sus recursos limitados de acuerdo con los resultados de la evaluación. Si una comunidad está compuesta de familias jóvenes, los médicos pueden invertir en vacunaciones y recursos de planificación de la familia; Si una significativa parte de la población comunitaria es de edad avanzada, los médicos pueden llevar recursos para ayudar a minimizar caídas, lucha contra el cáncer o facilitar el transporte a citas médicas. Si una comunidad tiene una sobreabundancia de agua estancada, la  remediación de mosquito se puede pedir para esa ubicación.

Kathy Tosas-Milligan, un epidemiólogo, dice que no hay ningún proceso o evaluación a nivel individual  de este tipo en los Estados Unidos.

“En los Estados Unidos, nos basamos en muestras epidemiológicas aleatorias que agregan datos a nivel comunitario”, dijo Tosas-Milligan, director de activos mundiales y enfoques innovadores en el centro de cáncer de la Universidad de Illinois. “Mientras que esto es buena información para académicos y proveedores de información, no proporciona información adecuada para abordar las barreras y tomar acción”.

Aprender de los Cubanos y su exitosa experiencia con la evaluación de la salud, el equipo del centro de cáncer en la Universidad de Illinois está adaptando el cuestionario para una audiencia de los Estados Unidos y probándolo en el barrio de Englewood , que es el hogar de aproximadamente 25.000 residentes de Chicago.

En Englewood, la esperanza de vida es muy inferior al promedio nacional a sólo 72 años, basado en los datos de 2014. El promedio  en Chicago es de 77 años,  y 79 años en los Estados Unidos.

Englewood es una comunidad predominantemente negra con la mayoría de familias encabezadas por mujeres solteras. En comparación con índices de toda la ciudad, los residentes de Englewood experimentan índices de homicidios cuatro veces más alto y el doble de mortalidad infantil. Las índices de mortalidad infantil  son tres veces superiores para bebés negros en los Estados Unidos comparados a bebés  blancos o latinos.

Mile Square Health Center at Englewood

El Centro de Salud Mile Square, la red de clínicas de salud federalmente calificados de UI Health.

El proyecto piloto pondrá a prueba el análisis de situación de salud adaptado para hasta 100 mujeres de edad reproductiva (edades 18 a 49) y a sus familias en Englewood. Los investigadores se conectarán con las mujeres a través de la clínica de IU Health Mile Square en Englewood o grupos comunitarios. Las mujeres que participarán en el piloto se programarán para una visita de análisis de salud en el hogar, el primero de su tipo en los Estados Unidos.  Los médicos Cubanos consultarán con los investigadores, quienes han estado trabajando con los Cubanos desde su llegada a principios del otoño.

Los investigadores utilizaran la evaluación para obtener una imagen de salud a nivel individual– y a nivel comunitario en general, y tener en cuenta los factores sociales y ambientales que afectan la salud y comportamiento de salud.

El objetivo es utilizar la información como base para mejorar la conciencia del proveedor de la vida doméstica y ambiental,  y para abordar la salud materna y los resultados de la mortalidad infantil, tales como la baja tasa de natalidad y los nacimientos prematuros. Los investigadores planean conectar la información con el registro de salud electrónico y usarlo como catalizador para un debate comunitario.

Tras la evaluación, mujeres y familias en el piloto se estratificarán  en uno de los cuatro grupos basados en riesgo para la salud. Como se practica en Cuba, se recomendará para una gama de visitas en el hogar y la oficina basado en su evaluación de salud. Por ejemplo, un grupo de participantes que se suponen sanos, se recomienda solo una visita al consultorio. Hasta tres visitas de casa u oficina se recomendará basado en factores de riesgo, enfermedades y discapacidades.

Villamarin, Dr. Berta María Bello Rodríguez, Dr. Sonia Maria Gonzalez Vega y Némesis Pérez Martínez, una enfermera, están programados para estar en Chicago hasta diciembre.

Una donación de $1 millón de la Fundación Kellogg  capitaliza el proyecto.